en portada

sumario

categorías:

  • audiovisuales
  • colaboraciones
  • personales
  • textos ajenos
  • cronología:

    <Enero 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5 6 7
    8 9 10 11 12 13 14
    15 16 17 18 19 20 21
    22 23 24 25 26 27 28
    29 30 31        


    "Lo que buscas existe
    dentro de lo que encuentras."


    Benjamín Prado dixit.


    "Con los recuerdos de otra memoria me sentaré tranquilamente y dejaré... que el tiempo me alcance".

    Daniel Melero

    ...y de fondo: You Will Always Be The Same - Ryan Adams
    -----------------------------------------------------------------------

    PELEANDO A LA CONTRA - carta de Quique González

    "En un artículo sobre Luis Cernuda, el poeta granadino Luis García Montero venía a decir que en un mundo en el que todo es fácilmente homologable, incluso las personas somos susceptibles de ser carne de hipermercado, así que es muy importante que predomine la conciencia individual sobre el pensamiento globalizador. En estos días, tratar de seguir tu propio camino, de ser coherente con tus convicciones, se convierte precisamente en la única manera de actuar en el mundo en un sentido global. Yo siempre he encontrado respuestas en poetas como García Montero. Creo en él.

    Al comenzar a escribir este escrito me preguntaba cómo había llegado hasta éste punto y el origen y el fondo lo he encontrado en ese artículo que leí en Cadaqués en septiembre, después de grabar Pájaros mojados.

    La música está perjudicada por el sistema. Hemos llegado a una situación en la que la falta de respeto, la comercialización salvaje y la falta de escrúpulos hacen difícil encontrar algo de verdad en el panorama. Hoy sería muy difícil para mi hallar los referentes artísticos que me hicieron agarrarme al sueño de ser músico. Nunca entendí la música como una competición. Ahora tenemos una generación entera que ha concebido la música como una carrera de caballos. Así es imposible construir nada. Ya está podrido de raíz. Yo quise ser músico porque me volvían loco las canciones que escuchaba cuando me empezaron a gustar las que escribía me puse a tocar sólo en bares. Ocho años después me he encontrado con la esencia de mi oficio al volver a hacerlo. Por primera vez siento que me gano la vida dignamente como músico. Llevo tres meses en la carretera, viajo con mi teclado y mi guitarra. Nunca había aprendido tanto. He tenido mucho tiempo para pensar, y después de abandonar mi compañía de discos por voluntad propia, repaso mi experiencia en la industria y desde que grabé mi primer disco, Personal, en el 98, he pasado por ser una promesa, un desecho, un retorno esperanzador y una tercera oportunidad.

    Desde el principio intenté ganarme el respeto y soy de los que puede decir que ha grabado siempre las canciones que ha querido, con la gente que yo he elegido para trabajar. Estaría bueno. En el primero se pasaron para decir que íbamos a vender 400.000 copias(vendimos cinco mil),el segundo lo grabamos en una habitación de 4m2 en casa de Carlos Raya. Se lo dimos hecho. En el tercero el director artístico de la compañía sólo dejó dos botellas de champán en el congelador. Todos los gastos de grabación corrieron a cuenta de mis royalties, es decir yo pagué por un disco que como los otros ahora es propiedad de gente que ni siquiera conozco. ¿Alguien estaría dispuesto a pagar por algo que nunca va a ser suyo?. Nuevos contratos creativos. Es verdad que pude no haber firmado ése contrato, pero ya estábamos a mitad de la grabación y quise mantener los compromisos con mi equipo y el concepto inicial del disco. Se puede comprobar.

    Con mi anterior compañía las he visto de todos los colores. Han llegado a regalar mis discos sin darse cuenta. He sentido que me sacaban la navaja al señalarme con el dedo una cláusula del contrato. Siempre he trabajado para ellos con dignidad y profesionalidad. He sido exigente pero no me considero un tipo conflictivo. Y me tomo mi trabajo muy en serio. No quiero estar a hostias todo el día con una compañía, pero si ves que te la están colando siempre, se te hace muy difícil estar centrado en lo único realmente importante. Yo quiero hacer canciones sin pensar en singles, marketing ni playbacks chungos en Música sí, donde por cierto no me dejaron tocar en directo, así que deberían llamarlo Música no.

    No quiero participar de esto. No creo que tenga nada que ver conmigo. No quiero salir en esa foto. Ante la posibilidad de firmar por otra compañía me vería en la obligación de renunciar a mi libertad. Y yo quiero que mi libertad sea el motor principal de actuación en mis próximos proyectos. No estoy resentido con la industria, simplemente no me veo dentro en ésas condiciones. Esto es lo que pienso y solo puedo defender mi postura desde la independencia. Así lo siento ahora y debo ser coherente. Si volviera a firmar con una multinacional estaría aceptando una serie de condiciones que en algunos puntos me parecen indignas y en otros directamente esclavistas.

    En conclusión, voy a intentar editar mis propios discos, sin grandes pretensiones, con el espíritu de un artesano que pule sus propias piezas y las vende en su pequeña tienda. Algo sencillo. Mi equipo está conmigo, aunque me avisen del golpe que me van a dar. No pienso en las consecuencias, no escucho a los que me dicen que no es lo más inteligente. Para mi lo más inteligente es hacer lo más coherente. No me importa que me veten, que me nieguen ciertos medios, porque no me da ningún miedo acabar tocando en el metro o en la calle, siempre habrá alguien que quiera escuchar una canción, o no?. Nos educaron con la idea equivocada de relacionar músico con millonario, si no vendes mucho, o si no te venden mucho, sobrevuela la idea del fracaso. No hay que llegar a ningún sitio. Para mi el único fracaso sería hacer una puta mierda de disco.

    A partir de ahora algunas cosas van a ser más difíciles, ni soy empresario ni quise serlo nunca. No pienso en grandes objetivos. Voy a necesitar mucha ayuda para sacar adelante este nuevo proyecto. Usaremos la imaginación. Nuevas vías para autogestionarnos y grabar música con calidad y sin interferencias. Desde la página web informaremos y pondremos música para que todo el que quiera pueda acceder a nuestra música. Abriremos un número de cuenta para que de manera voluntaria la gente que lo considere oportuno nos ayude al mantenimiento de la página, grabaciones, celebración de conciertos, proceso de creación, etc...

    Paralelamente, y a partir de mañana mismo empezaremos a grabar el que será nuestro cuarto disco, que esperamos esté listo el próximo mayo. La idea inicial es grabar en un formato básico, sencillo, acústico, con canciones sostenidas con voz y/o guitarra acústica, con la intención de llevar ésta gira al estudio de grabación. Tal vez haya tomas de directo de éstos conciertos de Peleando a la contra. Seguiré tocando hasta final de junio y después de presentar el disco, he sido invitado a unirme a la gira del gran Joaquín Sabina abriendo sus conciertos en éste mismo formato acústico. Todos entenderéis la emoción que supone esto para mi. Supone un regalo y un premio para todos los que me habéis apoyado de una manera u otra estos últimos cinco años.

    No se si era necesaria o no esta especie de declaración de intenciones y principios, yo lo he hecho por respeto a la gente que como dice Tom Petty, todavía le importa un poco más la música que el dinero.

    A partir de hoy estamos en otro sitio. Será más complicado venir a vernos, encontrarnos, pero te aseguro que vamos a seguir escribiendo, grabando y tocando canciones. Navega por internet, echa un vistazo a la guía de conciertos de tu ciudad, sal a la calle. Ahí seguiremos. Peleando a la contra."

    Quique González
    www.quiquegonzalez.com


    2003-04-04 | categoría: textos ajenos | enlace | 7 comentarios | imprimir

    etiquetas:



    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://xdreus.blogalia.com//trackbacks/6802

    Comentarios

    1
    De: xdreus Fecha: 2003-04-04 00:36

    Siempre habrá personas que apuestan fuerte por lo que realmente vale la pena. No hay que preocuparse: lo auténtico, si es honesto... dos veces mejor. Seguimos en camino, Quique.



    2
    De: eva-lamaga Fecha: 2003-04-04 02:43

    Gente como Quique hacen que úna siga creyendo en las personas por encima de todo lo demás.



    3
    De: Noria Fecha: 2003-04-04 06:08

    ... yo me quedo sin palabras, las busco pero se me escapan... releo, y vuelvo a releer y me descubro siendo consciente de la grandeza de esas palabras... no sólo por lo que para Quique pueden significar (es una de las personas más auténticas que me he cruzado jamás), si no por lo que me hacen sentir a mí.. no quiero fallarme, no quiero hacer lo que no quiero, vivir lo que no siento... y cosas así tienen la fuerza de demostrarme que es posible (al menos intentarlo). Gracias y muchísima suerte para Quique. Seguiremos con él así, a la contra...



    4
    De: Fran Fecha: 2003-04-06 18:28

    Me uno a todos estos comentarios... Ver que aun existe gente que escogen los caminos empedrados porque tiene unos principios tan bien definidos... Me hace que aun siga creyendo en los mios, en los de todo aquel que tiene... Muchas gracias Quique, eres un pedazo de artista, y muxo animo, que sepas que nos veremos peleando a la contra...



    5
    De: Kakiko Fecha: 2003-06-23 18:35

    Habré leido la carta unas 5 veces y me parece que Quique hace lo mas honesto,cosa que mucha gente ni de casualidad se plantea.Y después de leerla, oyes canciónes como Aunque tu no lo sepas o La ciudad del viento y te planteas el como artistas como el(tan extraordinariamente bueno)tienen tantas dificultades para dar a conocer o realizar lo que mas le gusta que es,musica y otros gozan de esa facilidad "a medias" para ser respetados y gratificados economicamente sin intencion de ir mas alla,a la honestidad que creo que a Quique no le falta,al desligarse de esto e intentarlo hacer de otra manera,su manera.
    Hagas lo que hagas yo seguire haciendo mias tus canciones,suerte Quique.



    6
    De: Vidal Fecha: 2003-07-18 06:29


    Hola a todos.

    Me alegra profundamente que exista gente como Quique, y como quienes habeis escrito aqui...

    Quiero compartir con vosotros una duda ¿ Os parece incompatible que los cantautores fichen por multinacionales que, por lo genereal, ven a las personas como moneda de cambio?. Creo que Quique ha mantenido una posición coherente en este sentido, negándose a ello en la medida que le suponia hipotecar su libertad, pero... ¿que me decis que gente como Ismael Serrano, que recoge el testigo de la canción protesta, fiche por una de ellas?.

    Una abrazo



    7
    De: xdreus Fecha: 2003-11-18 23:35

    Eugenio Martínez - Magia y precisión

    Concierto de Quique González
    Lugar: Sala Artsaia. Músicos: Quique González: (voz, guitarra, piano, armónica); Carlos Raya (guitarra, pedal steel, mandolina, dobro); Eduardo Ortega (violín, mandolina, piano).


    Aunque, a estas alturas, no le queda nada por demostrar, Quique González sigue empeñado en asumir nuevos retos, en un afán por reinventarse a sí mismo tan arriesgado como meritorio. Tras recorrer en soledad los escenarios de media España, ahora se presenta con una formación atípica, de trío, que busca recoger el espíritu sobrio y austero de su último disco, Kamikazes enamorados y, al mismo tiempo, desnudar todo su repertorio anterior, mucho más escorado hacia el rock. A la manera de un conjunto de cámara, sin percusiones ni alardes eléctricos, Quique ha decidido dar la vuelta a sus temas antiguos, con un resultado, como pudo comprobarse el sábado en Artsaia, en verdad sorprendente.

    Gran parte del mérito hay que atribuirlo, sin duda alguna, a los dos enormes músicos que le acompañan en esta empresa, Carlos Raya (conocido virtuoso de las seis cuerdas) y ese auténtico hombre-orquesta que es Eduardo Ortega. Con semejante respaldo, era difícil que la actuación naufragara, aunque el inicio, algo titubeante -la voz de Quique, quien parecía cansado, no estaba en su mejor momento- trajera malos presagios. Tras presentar, sólo con piano y guitarra, el tema que da título al disco y la delicada Polvo en el aire, sus acompañantes entraron en escena. Ya con la primera canción, la enorme Piedras y flores, lograron meterse en el bolsillo a un público que, hasta el final del concierto, gracias también a la buena calidad del sonido, no dejó de maravillarse con su habilidad instrumental.

    Tras Salitre, una de sus piezas más coreadas, llegó Crece la hierba y una versión enérgica e inspiradísima de Suave es la noche, donde Carlos Raya volvió a demostrar por qué es uno de los guitarristas más reputados del momento. Con un Quique ya en forma, el trío fue desgranando las canciones de sus tres últimos discos, convenientemente arregladas para la ocasión. Así, poco a poco llegaron Pequeño rock and roll, Deportado, la maravillosa Palomas en la quinta (donde se echó en falta el piano de Basilio Martí), Bajo la lluvia... También hubo un hueco para uno de sus primeros temas, Con vistas al mar, que pareció haber ganado entidad con este formato acústico.

    Aunque el buen hacer de los músicos hizo difíciles las comparaciones, hubo algún momento en el que sí llegó a echarse de menos la contundencia de una banda -el propio Quique tuvo unas palabras de recuerdo para su bajo y su batería-. Así ocurrió, por ejemplo, en Fiesta de la luna llena o Pájaros mojados, una de sus canciones más frescas. Sin embargo, las nuevas instrumentaciones también brindaron notables hallazgos, como en el caso de Torres de Manhattan, hábilmente resuelta.

    Hacia la mitad del concierto, Quique hizo un alto para presentar a Rebeca, su novia, que primero cantó con él Calles de Madrid y después se lanzó a interpretar Naves sin nubes, una composición inédita y novedosa, por su desparpajo y cierto aire soul, en el repertorio del madrileño. Ahí demostró ser dueña de una voz rica y expresiva, muy alejada del tono melancólico de su compañero.

    Con La ciudad del viento y un inmenso Eduardo Ortega al violín llegaron los bises. Aún hubo tiempo para cinco canciones más: Cuando éramos reyes, de su ya lejano primer disco, Avión en tierra, Te lo dije, y dos de sus primeros himnos, Y los conserjes de noche y la estremecedora Aunque tú no lo sepas. En medio de un emocionante silencio, que a muchos de los presentes trajo a la memoria al gran Enrique Urquijo, el trío se despidió al fin.

    En los afortunados que acudieron a Artsaia, quedará a buen seguro el recuerdo de un recital memorable, una hermosa alianza de corazón y virtuosismo. Remedando al maestro, un ejercicio de magia y precisión.

    Del



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.234.0.2 (5530fdcf24)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2003 - 2013 xdreus

    Xavier Alfonso Benavent
    Powered by Blogalia ecoestadistica.com original feed