en portada

sumario

categorías:

  • audiovisuales
  • colaboraciones
  • personales
  • textos ajenos
  • cronología:

    <Julio 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
                1
    2 3 4 5 6 7 8
    9 10 11 12 13 14 15
    16 17 18 19 20 21 22
    23 24 25 26 27 28 29
    30 31          


    "Lo que buscas existe
    dentro de lo que encuentras."


    Benjamín Prado dixit.


    "Con los recuerdos de otra memoria me sentaré tranquilamente y dejaré... que el tiempo me alcance".

    Daniel Melero

    ...y de fondo: silencio absoluto
    -----------------------------------------------------------------------

    Primer capítulo del libro La Inmortalidad, de Milán Kundera

    "Aquella señora podía tener sesenta, sesenta y cinco años.

    Yo la miraba mientras estaba acostado en una camilla frente a la piscina de un club de gimnasia situado en la última planta de un edificio moderno, desde donde se ve, a través de unas grandes ventanas, todo París. Estaba esperando al profesor Avenarius, con el que a veces me reúno aquí pará charlar. Pero el profesor Avenarius no llegaba y yo miraba a una señora; estaba sola en la piscina, metida en el agua hasta la cintura, mirando hacia arriba a.un joven instructor vestido con un chandal, que le enseñaba a nadar. Le daba órdenes: tenía que sujetarse con las manos al borde de la piscina y.aspirar y espirar profundamente. Lo hacía con seriedad, con empeño, y era como si desde las profundidades del agua se oyera el sonido de una vieja locomotora de vapor (aquel sonido idílico, hoy ya olvidado, que para quienes no lo conocieron sólo puede ser descrito como la respiración de una vieja señora que, junto al borde de una piscina, aspira y espira sonoramente). Yo la miraba fascinado. Me quedé absorto en su enternecedora comicidad (el instructor también era consciente de ella, porque le temblaba a cada momento la comisura de los labios), pero después me saludó un conocido, quien distrajo mi atención. Cuando quise volver a mirarla, al cabo de un rato, la lección ya había terminado. Se iba, en bañador, dando la vuelta a la piscina. Pasó junto al instructor y cuando estaba a unos tres o cuatro pasos de distancia volvió hacia él la cabeza, sonrió, e hizo con el brazo un gesto de despedida. En ese momento se me encogió el corazón! Aquella sonrisa y aquel gesto pertenecían a una mujer de veinte años! Su brazo se elevó en el aire con encantadora ligereza. Era como si lanzara al aire un balón de colores para jugar con su amante. Aquella sonrisa y aquel gesto tenían encanto y elegancia, mientras que el rostro y el cuerpo ya no tenían encanto alguno. Era el encanto del gesto, ahogado en la falta de encanto del cuerpo. Pero aquella mujer, aunque naturalmente tenía que saber que ya no era hermosa, lo había olvidado en aquel momento. Con cierta parte de nuestro ser vivimos todos fuera del tiempo. Puede que sólo en circunstancias excepcionales seamos conscientes de nuestra edad y que la mayor parte del tiempo carezcamos de edad. En cualquier caso, cuando se volvió, sonrió y le hizo un gesto de despedida al joven instructor (que no pudo contenerse y se echó a reír), no sabía su edad. Una especie de esencia de su encanto, independiente del tiempo, quedó durante un segundo al descubierto con aquel gesto y me deslumbró. Estaba extrañamente impresionado. Y me vino a la cabeza la palabra Agnes.

    Agnes. Nunca he conocido a una mujer que se llamara así."


    2003-03-21 | categoría: textos ajenos | enlace | 10 comentarios

    etiquetas:



    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://xdreus.blogalia.com//trackbacks/6302

    Comentarios

    1
    De: carlos Fecha: 2005-05-17 02:33

    la parte q mas me encanto es la narracion de el pintor salvador dali y ademas el encuentro entre el poeta inmortal y el guerrero inmortal. q mas decir!!!



    2
    De: Andreea Fecha: 2007-02-07 21:33

    Estoy leyendo este libro estos dias y me encanta. Me doy cuenta en estos momentos que el escribir en este blog podia ser otra de las escenas que El Autor se esta imaginando, una escena extrana pero a la vez intima de compartir un momento atravez del tiempo. Como Agnes regreto y disfruto cada momento cotidiano. Es una novela extraordinaria!
    Saludos de Rumania



    3
    De: Katia Fecha: 2007-02-16 03:31

    Siempre recordare con carino este libro maravilloso, y lo reelere unas cuantas veces mas, por la extraordinaria persona que me permitio conocerlo, Dios te bendiga Ricky.



    4
    De: karina Fecha: 2007-02-19 15:15

    Es un texto para releerse, releerse, y relleerse en el tiempo.



    5
    De: Silvia Fecha: 2008-01-31 15:49

    Es un libro impecable, fascinante, y maravilloso.
    ya lo leí 2 veces y lo voy a volver a leer nuevamente.
    Me siento muy identificada con Agnes, casi en su totalidad, y en algunas cosas con Laura su hermana.
    Siempre que puedo lo recomiendo.
    Muchos Saludos



    6
    De: elmalintencionado Fecha: 2008-05-15 16:15

    A mi entender, lo mejor de kundera.
    Tiene una profundidad por momentos aterradora, la vida son gestos. el eterno retorno de los gestos, nietzsche, qué lindo



    7
    De: SERGIO Fecha: 2009-03-08 22:23

    la lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido! checo sos grande...saludos desde la amazonia septentrional de Colombia(parte del pulmón del mundo!no mas uribush!



    8
    De: Tunas Izcariotes Fecha: 2009-07-28 20:19

    Durante años he leido este libro, considero un libro de cabecera, la prosa es lenta, pero el ritmo se lo vas dando tu. Me gusto el encuentro de Ghoete con Betina y la relacion de Laura y Agnes, y claro el final es maravilloso.



    9
    De: Graciela Stocco Fecha: 2011-01-09 21:07

    la imagen de Agnes levantado el brazo para saludar su balon al aire para jugar con su enamorado ... su encanto sin edad ... es algo que guardo a travez de los años ... y siempre que veo a una mujer de mas de 50 recuerdo a Milan Kundera.



    10
    De: Isabel Rodríguez Fecha: 2013-04-02 05:36

    ¡Y yo que estoy por cumplir 50! Y he de confesar que me he sentido así, tal y como lo describe, en ocasiones en las que he sido consciente del hecho, tal vez inmediatamente después de que sucedió y paso seguido me miré al espejo y fuí consciente tanto de una como otra ¿experiencia?. A conseguir el libro... de inmediato también.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.81.102.236 (3d6781d380)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2003 - 2013 xdreus

    Xavier Alfons Benavent
    Powered by Blogalia ecoestadistica.com original feed