en portada

sumario

categorías:

  • audiovisuales
  • colaboraciones
  • personales
  • textos ajenos
  • cronología:

    <Septiembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
                 


    "Lo que buscas existe
    dentro de lo que encuentras."


    Benjamín Prado dixit.


    "Con los recuerdos de otra memoria me sentaré tranquilamente y dejaré... que el tiempo me alcance".

    Daniel Melero

    ...y de fondo: Facto Delafé - Fuzz
    -----------------------------------------------------------------------

    "A veces, en el curso de un viaje, se escuchan y se cuentan historias de viajes. Parece que al partir el recuerdo de viajes anteriores se vuelve más vivo, y también que uno escucha y agradece más las historias que le cuentan, paréntesis de valiosas palabras en el interior del otro paréntesis temporal del viaje. Quien viaja puede permanecer en un silencio que será misterioso para los desconocidos que se fijen en él o ceder sin peligro a la tentación de conversar y de volverse embustero, de mejorar un episodio de su vida al contárselo a alguien a quien no verá nunca más. No ceo que sea verdad eso que dicen, que al viajar uno pueda convertirse en otro: lo que sucede es que uno se aligera de sí mismo, de sus obligaciones y de su pasado, igual que reduce todo lo que posee a las pocas cosas necesarias para su equipaje."


    2006-05-04 | categoría: textos ajenos | enlace | 9 comentarios

    etiquetas:



    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://xdreus.blogalia.com//trackbacks/39647

    Comentarios

    1
    De: Ana Paola Fecha: 2006-05-07 03:08

    Viajando... asi conoci esta pagina que esta siendo adictiva. Me parece genial que compartas estos textos y que alguien hasta un recondito rincón del mundo en Monterrey, México, lo pueda leer como yo... Aun estoy intentando averiguar como es sentirse como Pajaro Mojado, todavia no conozco a Quique González, tu disculparás.
    Saludos



    2
    De: cronopio Fecha: 2006-05-07 05:43

    llego un poco tarde pero el texto que pusiste el otro día de subiela, salvando distancias, me recordó bastante a este otro de "el astronauta enamorado de benedetti", que, por cierto, esta musicado por un grupo un poco extraño y poco conocido, haikus:

    “Tengo una soledad tan concurrida, tan llena de nostalgias y de rostros de vos, de adioses hace tiempo y besos bienvenidos, de primera de cambio y de último vagón. Tengo una soledad tan concurrida que puedo organizarla como una procesión; por colores, tamaños y promesas; por época, por tacto y por sabor. Sin un temblor de más me abrazo a tus ausencias, que asisten y me asisten con mi rostro de vos. Estoy lleno de sombras, de noches y deseos; de risas y alguna maldición. Mis huéspedes concurren, concurren como sueños, con sus rencores nuevos, su falta de candor. Yo les pongo una escoba tras la puerta, porque quiero estar solo con mi rostro de vos. Pero el rostro de vos mira a otra parte, con sus ojos de amor que ya no aman, como víveres que buscan a su hambre, miran y miran y apagan mi jornada. Las paredes se van, llega la noche, las nostalgias, se van. No queda nada. Ya mi rostro de vos cierra los ojos. Y es una soledad tan desolada…

    -No me acuerdo de vos. Tengo muy mala memoria. ¿Quién eras? El marinero del Toronto Star, el de La Habana Maru, el astronauta enamorado de Benedetti, …no me acuerdo.

    -Es importante hacerlo. Quiero que me relates tu último optimismo. Yo te ofrezco mi última confianza.

    -La esperanza tan dulce, tan pulida, tan triste, la promesa tan leve no me sirve.

    -Aunque sea un trueque mínimo, debemos cotejarnos.

    - No me sirve tan mansa la esperanza, la rabia tan sumisa, tan débil, tan humilde. El furor tan prudente no me sirve. No me sirve tan sabia, tanta rabia.

    -Estás sola, estoy solo; por algo somos prójimos. La soledad también puede ser una llama.

    -No me quieras, por favor, no me quieras, no me quieras, no me quieras…

    "Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o insecticida. Soy perfectamente capaz de soportar una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias. Pero eso sí, y en esto soy irreductible, no les perdono bajo ningún contexto que no sepan volar. Si no saben volar pierden el tiempo conmigo".


    la verdad es que este es un blog llenito de alas

    :)



    3
    De: ainh Fecha: 2006-05-07 16:01

    el otro día me senté en la plaza de la Luna en Madrid y le conté mi vida a un tipo somalí que me encontré allí. Él me contó sus experiencias, susviajes hasta España y me dejó realmente impresionada. No volví a saber nada más de él y quizá eso lo haga más intenso aún.



    4
    De: desaparecido Fecha: 2006-05-07 16:58

    Esa sensación de descubrir mundos nuevos imaginando a través de la ventana del tren y pensar que ojalá no terminara nunca ese viaje.

    Me debo un billete en el Transiberiano y otro en el Orient Express. O un viaje a los sueños polares.

    Saludos



    5
    De: dani Fecha: 2006-05-09 23:03

    he leído el texto cambiando la palabra viaje por vida. el viaje de la vida y esas cosas, y en fin..las cosas que se van encontrando en el viaje/vida, no son gratuitas porque todas acaban teniendo un valor especial, que no habríamos encontrado de otro modo..y en ello estamos, creo, buscando las fotos ideales del viaje para colgar en nuestra pared..



    6
    De: parannoia Fecha: 2006-05-10 20:41

    ¿dónde empieza el viaje y dónde termina?

    ¿dónde empieza una historia y dónde termina?

    ¿hacia dónde rueda la distancia?



    7
    De: xorxe Fecha: 2006-05-11 04:04


    Cuando viajo, mi vida discurre ante mis ojos a una velocidad diferente. Me vuelvo lento mientras alguien pulsa el botón del fast forward a mi alrededor. Intento adaptarme a este entorno nuevo agudizando mis sentidos que se abren procurando abarcar con ellos el mayor campo posible y me convierto en un gigante agujero negro que todo lo absorbe y en cuyo interior los hechos suceden con aceleraciones máximas. En verdad me lleno al mismo tiempo que mi equipaje se vacía y encuentro mi propia pausa cuando, en algún punto del trayecto, encuentro una referencia a la que sujetarme temporalmente y que provoca el cierre momentáneo del agujero negro. Es el momento en que proceso lo absorbido, ordenando, comprimiendo, desechando lo ya sabido para seguir en el aprendizaje continuo que supone encontrarse cara a cara con el entorno desconocido.
    En el viaje, la sensación de que la vida pasa muy deprisa la percibo más intensamente que nunca. Nuevas realidades aparecen de forma proporcionalmente directa a mi aumento de sensibilidad y el agujero negro que hay en mí crece y crece hasta el infinito. Y todo esto pasa a esta velocidad acelerada en un suspiro de mi vida.
    Porque en este momento ya ha sucedido.
    Sin ser consciente hasta este mismo instante he atravesado ese bucle temporal que ha cambiado mi posición, mis sensaciones y mis relaciones con el mundo exterior; cambiándome hasta el hecho de que ahora creo haber vivido la vida de otro. Si prosiguiese el viaje indefinidamente continuaría moviéndome por la inercia que produce la velocidad, sin ser capaz casi de percibir el viaje como tal. Pero es ahora que ya he regresado cuando he encontrado de nuevo las referencias que marcan mi vida, referencias que por repetirse con gran constancia deberían provocar en mí la sensación de que he vuelto a mi lugar, a mi espacio.
    Sin embargo, algo ha cambiado. Esas mismas referencias tienen nuevos matices. La sensación de que nada de lo que estoy contando ha sucedido, de que todo esto ha pasado rápido y ligero como un sueño se entremezcla con un poso fuerte y espeso en mi interior, macerado y envejecido como en mil años que me hace ver lo que me rodea con otros ojos. Lentamente, he separado mis raíces a otra velocidad del lugar del que partí y ahora encuentro mis referencias expandiéndose en el espacio y entremezclándose.
    El agujero de mi interior en cada viaje se expande más y más hasta el momento final en que agotándose, estalla y dispersa toda su energía por el espacio. Como la vida misma. Con cada viaje, las referencias se me diluyen más entre lo desconocido y pierdo mis horizontes hasta encontrarlas más en los lugares que visito que en aquel del que partí. Pero es este punto inicial aquel que sin el cual el viaje de mi vida no existiría y el que hace que mi viaje nunca será como el otro, por más que ya me lo hayan contado.



    8
    De: www.fotolog.com/amalgamada Fecha: 2006-05-11 14:54

    estoy sin aire, golpeada por un bollo de palabras al que no se ya como llegue...



    9
    De: escandar Fecha: 2006-05-11 17:51

    benedetti, quique gonzlalez, y vos. tantos nombres entre viajes cybernauticos merecen la pena.
    como el viaje a ninguna parte aquel de fernan gómez.
    un abrazo desde madrid.



    © 2003 - 2013 xdreus

    Xavier Alfons Benavent
    Powered by Blogalia ecoestadistica.com original feed