en portada

sumario

categorías:

  • audiovisuales
  • colaboraciones
  • personales
  • textos ajenos
  • cronología:

    <Octubre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5 6 7
    8 9 10 11 12 13 14
    15 16 17 18 19 20 21
    22 23 24 25 26 27 28
    28 29 30 31      


    "Lo que buscas existe
    dentro de lo que encuentras."


    Benjamín Prado dixit.


    "Con los recuerdos de otra memoria me sentaré tranquilamente y dejaré... que el tiempo me alcance".

    Daniel Melero

    ...y de fondo: Cosa Linda - No Te Va a Gustar
    -----------------------------------------------------------------------

    Y mientras Bruno aspiraba la brisa que pesadamente llegaba del río, Martín recordaba momentos parecidos en aquel mismo parapeto con Alejandra. Acostado sobre el murallón, con la cabeza sobre su regazo, era (había sido) verdaderamente feliz.

    En el silencio de aquel atardecer oía el tranquilo murmullo del río abajo mientras contemplaba la incesante transformación de las nubes: cabezas de profetas, caravanas en un desierto de nieve, veleros, bahías nevadas. Todo era (había sido) paz y serenidad en aquel momento. Y con tranquila voluptuosidad, como en los somnolientos e indecisos instantes que siguen al despertar, reacomodaba su cabeza sobre el regazo de Alejandra, mientras pensaba qué tierno, qué dulce era sentir su carne debajo de su nuca; esa carne que en opinión de Bruno era algo más que carne, algo más complejo, más sutil, más oscuro que la mera carne hecha de células, tejidos y nervios; pues también era (pongamos el caso de Martín), era ya recuerdo y, por lo tanto, algo que se defendería de la muerte y de la corrupción, algo transparente, tenue pero con cierta calidad de lo eterno e inmortal; era Louis Armstrong tocando su trompeta en el Mirador, cielos y nubes de Buenos Aires, las modestas estatuas del Parque Lezama en el atardecer, un desconocido tocando una cítara, una noche en el restaurante Zur Post, una noche de lluvia refugiados debajo de una marquesina (riéndose), calles del barrio sur, techos de Buenos Aires vistos desde el bar del piso veinte del Comega.

    Y todo eso lo sentía a través de su carne, de su suave y palpitante carne que, aunque destinada a disgregarse entre gusanos y grumos de tierra húmeda (típico pensamiento de Bruno), ahora le permitía entrever esa especie de eternidad; porque como también alguna vez le diría Bruno, estamos de tal modo constituidos que sólo nos es dado vislumbrar la eternidad desde la frágil y perecedera carne.

    Y él había suspirado entonces y ella le había dicho "qué". Y él le había respondido "nada", como respondemos cuando estamos pensando "todo". Momento en que Martín dijo casi sin querer, a Bruno:

    —Aquí estuvimos una tarde con Alejandra.

    Y como si no pudiera detener su bicicleta, perdido el control, agregó:

    —¡Qué feliz fui aquella tarde!


    2005-12-19 | categoría: textos ajenos | enlace | 23 comentarios

    etiquetas:



    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://xdreus.blogalia.com//trackbacks/35795

    Comentarios

    1
    De: parapo Fecha: 2005-12-19 19:10

    por paradójico que resulte, en la elección de un texto puede detectarse a veces con mayor nitidez la personalidad del recopilador que la del propio autor del fragmento. parece ser el caso...



    2
    De: parapo Fecha: 2005-12-19 19:11

    dicho todo esto desde la más absoluta ignorancia, claro



    3
    De: ainhouy Fecha: 2005-12-19 20:38

    Este texto me parece impresionante y me hace pensar en una canción de Sabina que decía algo así como que:

    En Comala comprendí/que al lugar donde has sido feliz/no debieras tratar de volver

    Voy a permitirme el lujo de escribir la letra de Peces de Ciudad, que ahora mismo me parece la mejor canción que se ha escrito:


    Se peinaba a lo garçon
    la viajera que quiso enseñarme a besar
    en la gare d'Austerlitz.

    Primavera de un amor
    amarillo y frugal como el sol
    del veranillo de san Martín.

    Hay quien dice que fui yo
    el primero en olvidar
    cuando en un si bemol de Jacques Brel
    conocí a mademoiselle Amsterdam.

    En la fatua Nueva York
    da más sombra que los limoneros
    la estatua de la libertad,

    pero en desolation row
    las sirenas de los petroleros
    no dejan reír ni volar

    y, en el coro de Babel,
    desafina un español.
    No hay más ley que la ley del tesoro
    en las minas del rey Salomón.

    Y desafiando el oleaje
    sin timón ni timonel,
    por mis sueños va, ligero de equipaje,
    sobre un cascarón de nuez,
    mi corazón de viaje,
    luciendo los tatuajes
    de un pasado bucanero,
    de un velero al abordaje,
    de un no te quiero querer.

    Y cómo huir
    cuando no quedan
    islas para naufragar
    al país
    donde los sabios se retiran
    del agravio de buscar
    labios que sacan de quicio,
    mentiras que ganan juicios
    tan sumarios que envilecen
    el cristal de los acuarios
    de los peces de ciudad

    que mordieron el anzuelo,
    que bucean a ras del suelo,
    que no merecen nadar.

    El Dorado era un champú,
    la virtud unos brazos en cruz,
    el pecado una página web.

    En Comala comprendí
    que al lugar donde has sido feliz
    no debieras tratar de volver.

    Cuando en vuelo regular
    pisé el cielo de Madrid
    me esperaba una recién casada
    que no se acordaba de mí.

    Y desafiando el oleaje
    sin timón ni timonel,
    por mis venas va, ligero de equipaje,
    sobre un cascarón de nuez,
    mi corazón de viaje,
    luciendo los tatuajes
    de un pasado bucanero,
    de un velero al abordaje,
    de un liguero de mujer.

    Y cómo huir
    cuando no quedan
    islas para naufragar
    al país
    donde los sabios se retiran
    del agravio de buscar
    labios que sacan de quicio,
    mentiras que ganan juicios
    tan sumarios que envilecen
    el cristal de los acuarios
    de los peces de ciudad

    que perdieron las agallas
    en un banco de morralla,
    en una playa sin mar.



    4
    De: Xavi Fecha: 2005-12-20 12:44

    Hay unas cuantas historias personales asociadas a este fragmento... así es... y ésta suele ser la filosofía de pájaros...

    pequeños homenajes a la vida y a sus protagonistas...

    a los ausentes y a los que están siempre presentes...



    5
    De: cloud Fecha: 2005-12-20 14:32

    ¿y quién no pasea a veces por donde paseaba con ella y se queda recordando? ¿quien no se sienta donde a ella le gustaba sentarse por si vuelve?
    Y cuando lo estás haciendo...¿quién no piensa en "todo" creyendose que está pensando en "nada"?



    6
    De: SanBlasfemo Fecha: 2005-12-20 15:50

    Ah, Peces de ciudad... Esa melodía la llevo impresa sobre un tejido semejante al macramé confeccionado con hilos de placer en el fondo de la memoria.

    ¿Y quién no la ha maldecido cienes y cienes de veces por arrebatarnos lo q nos dio, aunque después entendamos?, ¿quién no ha abjurado de ese gran amor, q una vez ofrecido nos fue arrebatado bruscamente?, ¿quién es tan puro o inhumano como para negar q, siquiera en algún sustrato íntimo de su conciencia, entonó ante la imagen amada: Vete al Infierno y no regreses nunca?



    7
    De: Anónimo Fecha: 2005-12-20 16:26

    parece que todos lo/la hemos visto alejarse alguna vez...



    8
    De: ainhouy Fecha: 2005-12-20 19:16

    "ya sé que no soy de este mundo: soy de un planeta, que no existe, donde se puede ser completamente feliz"



    9
    De: Epicuro Fecha: 2005-12-20 23:52

    Y yo de otro planeta que quizá reconozcas, en el q mi ser pesa sobre el suelo, y la vida es una cosa sucia que degenera y caduca, donde la felicidad acaso puedas entreverla en un estremecimiento fortuito y efímero, pero nunca asirla de los cuernos y guiarla a tu voluntad.



    10
    De: roberto o tercera persona Fecha: 2005-12-21 03:18

    y cuando lo leímos habia una mesa...
    se entiende. y muy bien.
    cuidese.



    11
    De: Naimad Fecha: 2005-12-21 16:17

    ¿Se puede? Hace tiempo que visito esta página pero nunca me he atrevido a decir nada. Soy un poco vergonzosa y timida. Hoy me has hecho recordar una bella escena que viví hace once años. En algunos momentos aun le hecho de menos… pero soy feliz.



    12
    De: Josu Fecha: 2005-12-26 12:08

    Echar de menos (muchas veces por echarnos mas, recitando a Sabina)...estos son dias xa eso, ademas de para vender y comprar...de recordar quien ya no te llamara un 9 de mayo por la mñna o una madrugada cualquiera en un ocntestador...un abrazo, xavi



    13
    De: viki Fecha: 2005-12-27 16:19

    Saludos a los pájaros mojados.

    Gracias por el ratico que he pasado leyéndoos. A veces una se siente rara, y hace esfuerzos por que no sea así. Reivindico el derecho a recordar.

    " A veces tu ausencia forma parte de mi mirada,
    mis manos contienen la lejanía de las tuyas
    y el otoño es la única postura que mi frente puede tomar para pensar en ti.
    A veces te descubro en el rostro que no tuviste y en la aparición que no merecías,
    a veces es una calle al anochecer donde no habremos ya de volver a citarnos,
    mientras el tiempo transcurre entre un movimiento de mi corazón y un movimiento de la noche.

    A veces tu ausencia aparece lentamente en mi sonrisa igual que una mancha de aceite en el agua,
    y es la hora de encender ciertas luces
    y caminar por la casa
    evitando el estallido de ciertos rincones.

    En tus ojos hay barcas amarradas, pero yo ya no habré de soltarlas,
    en tu pecho hubo tardes que al final del verano
    todavía miré encenderse.

    Y éstas son aún mis reuniones contigo,
    el deshielo que en la noche
    deshace tu máscara y la pierde. "


    José Carlos Becerra
    El otoño recorre las islas




    14
    De: fj Fecha: 2005-12-30 18:30

    Y él había suspirado entonces y ella le había dicho "qué". Y él le había respondido "nada", como respondemos cuando estamos pensando "todo"

    es genial cuando las palabras aciertan a describir lo inexplicable de forma tan certera. Sólo leyendo ese par de frases todo lo demás, siendo tan bueno, casi parece sobrar a su alrededor...



    15
    De: belen Fecha: 2006-01-01 01:48

    este comentario fi,ha destapado mis recuerdos de niña,me ha pasado eso mismo dos veces en mi vida y creo que hay que descubrirse a los demás.
    ya no me siento solitaria,amo mi soledad.



    16
    De: johann sebastian bach Fecha: 2006-01-06 21:46

    y a quièn no se le han llenado los ojos de làgrimas, cuando por sorpresa advirtiò que en Abaddòn habìa una especie de raconto entre Martin y Alejandra...enseñando que el amor sigue, fragmentariamente en el corazòn.

    ***Martín volvió a poner sus manos sobre las caderas y la siguió en medio de la oscuridad. Mientras subían lentamente, con muchas precauciones, la escalera metálica, rota en muchas partes y vacilante en otras por la herrumbre, sentía bajo sus manos, por primera vez, el cuerpo de Alejandra, tan cercano y a la vez remoto y misterioso. Algo, un estremecimiento, una vacilación, expresaron aquella sensación sutil, y entonces ella preguntó qué pasaba y él respodió, con tristeza, "nada". Y cuando llegaron a lo alto, mientras Alejandra intentaba abrir una dificultosa cerradura, dijo "esto es el antiguo Mirador".
    - ¿Mirador?
    - Sí, por aquí no había más que quintas a comienzos del siglo pasado. Aquí venían a pasar los fines de semana los Olmos, los Acevedo...
    Se rió.
    - En la época en que los Olmos no eran unos muertos de hambre... y unos locos... ***

    acà otra:

    ***se había dormido a su lado, se había dejado dormir a su lado, había hecho ese supremo gesto de confianza que es dormirse al lado de otro: como un guerrero que deja su armadura. Ahí estaba, indefensa pero misteriosa e inaccesible. Tan cerca, pero separada por la muralla ingrávida pero infranqueable y tenebrosa del sueño***

    saludos



    17
    De: Ana Fecha: 2006-01-07 21:40

    "yo no tengo memoria, tengo una corona de espinas, cada vez q te pienso vuelve a supurarme la herida"
    y es q hay cosas q no se pueden olvidar...



    18
    De: johann sebastian bach Fecha: 2006-01-15 06:21

    "en todo caso, habìa un sòlo tùnel...oscuro y solitario: el mìo"

    *recordando algo de su primera novela*



    19
    De: Viola Fecha: 2006-01-16 05:23

    Escribir almenos para eso, para eternizar algo pasajero.



    20
    De: Viola Fecha: 2006-01-16 05:26

    ...y cómo van tirando los recuerdos para vivirlos de nuevo...



    21
    De: johann sebastian bach Fecha: 2006-02-03 05:55

    Tuve que extremar mis precauciones, pues en la noche invernal y solitaria no había más transeúntes que el ciego y yo, o casi. De modo que lo seguí a prudente distancia, teniendo en cuenta el oído que tienen y el instinto que les advierte cualquier peligro que aceche sus secretos.



    22
    De: johann sebastian bach Fecha: 2006-02-03 05:57

    se me olvido decir que ese fragmento pertenece al `informe sobre ciegos´ de la novela "sobre hèroes y tumbas"

    saludos



    23
    De: El Batiblog Fecha: 2012-02-07 15:34

    Me encanta!



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.224.247.42 (9be9b45e67)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2003 - 2013 xdreus

    Xavier Alfons Benavent
    Powered by Blogalia ecoestadistica.com original feed