en portada

sumario

categorías:

  • audiovisuales
  • colaboraciones
  • personales
  • textos ajenos
  • cronología:

    <Septiembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
                 


    "Lo que buscas existe
    dentro de lo que encuentras."


    Benjamín Prado dixit.


    "Con los recuerdos de otra memoria me sentaré tranquilamente y dejaré... que el tiempo me alcance".

    Daniel Melero

    ...y de fondo: Dear Someone - Gillian Welch
    -----------------------------------------------------------------------

    "Un amigo mío acaba de tener un hijo. Me llamó el otro día para tomar un café, y me contó que era el primero, y me habló de la responsabilidad que supone, aunque lo hizo de forma sobria. Tan sólo musitó esto: "ellos crecen". Sé que él me estima, y sé que fue un chiste sutil cuando me preguntó por los consejos que yo --de ser él-- daría a mi hijo para encauzarlo en la vida. Debo confesar que no supe qué responder y que por eso escribo estas notas. Por su hijo y por el de aquellos que conocen perfectamente que ellos crecen.

    Y yo, de ser él --que no lo soy-- le diría a mi hijo que lo bueno viene con lo malo, que desde el comienzo de los tiempos hubo quien habló de decadencia, de muerte, de miseria. Que, si bien la miseria, la decadencia y la muerte existen, existe el goce infinito de ser un mortal que vive por tiempo limitado. Que nosotros mismos tendemos a ser nuestros peores enemigos, que aquél a quien haces reír difícilmente tendrá nada contra ti. Que nos bastan pocos pero fieles, que nadie escapa a rendirse cuentas a sí mismo, que el tiempo se acaba pero que es siempre el necesario. Que los padres aman a sus hijos cada hora, que los aman cuando meten la pata y cuando les brindan todo lo que buenamente pueden darles. Que una persona encerrada en sí misma tiene una tarea mil veces mayor que la de aquellos que saben comunicarse, pero que en ocasiones uno debe seguir su instinto más allá de los demás. Que los buenos amigos se conquistan a conciencia y que, con ellos, la vida nunca se devalúa. Que a medida que pasan los años uno desea preferiblemente acostarse con aquellas mujeres con las que le encantaría desayunar a la mañana siguiente: que un abrazo puede valer más que un coito y que, no obstante, un coito vale lo suyo. Que uno a veces aprende a golpes, que el amor duele como duele pagar una factura telefónica pero que no hay distancias si uno puede tener la voz querida presente, aun a través de un hilo telefónico. Que hay que ser obstinado y generoso, que nadie es del todo bueno si no sabe cómo funcionan quienes son malos y que, de significar algo "bueno" o "malo", es preferible ser bueno mil veces, cien mil veces, cien mil veces cien mil veces. Que dicen que la venganza es un plato delicioso, pero que ser vengativo no abre ninguna puerta hacia aquello que llaman "felicidad". Que mis propias respuestas no podrán ser tan preciadas como las que él --aquel que crece-- podrá otorgarse a sí mismo. Que los viejos fueron jóvenes y que los jóvenes aspirarán a ser viejos. Que el amor existe en sus propios términos y vale lo que vale, que da sentido a tantos sinsentidos que uno a veces no sabe ni pide más. Que todos debemos mejorarnos y que difícilmente se puede ayudar a quien no empieza por ayudarse a sí mismo. Que quien no aprende de una mujer es porque cree saberlo todo. Que, obviamente, siempre sabemos muy poco.

    No pensé que mi amigo fuera a tomar en cuenta todos estos consejos. Así que, tan sólo, le dije que espere que su hijo aprecie el vino y la vida, los libros y el silencio, las canciones y las amistades. Y, como quien se excusa, añadí: "Que por ti adquiera la conciencia de que, en esta vida, lo único que acaba importándonos son las personas". Mi amigo apuró su café, se le hacía tarde, me dio la mano, se fue. Y allí me quedé, pensando en todo esto, con la conciencia de que la vida sigue aun enfrente de un café frío. El día que tenga hijos, el día en que crezcan --pensé-- espero que un día se acuerden de su padre aunque no me llamen, acaso por la factura del teléfono, acaso porque en el fondo intuyen que nos dijimos pocas cosas, pero las necesarias. Ese día, que hoy no existe, espero que recuerden que su padre también crece."

    Extraído de su libro Dirección de la derrota


    2004-08-16 | categoría: textos ajenos | enlace | 16 comentarios

    etiquetas:



    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://xdreus.blogalia.com//trackbacks/20820

    Comentarios

    1
    De: Xavi Fecha: 2004-08-16 06:59

    La letra de la canción de fondo (escúchenla cuando puedan...)

    Dear someone, Gillian Welch

    I want to go all over the world
    And start living free
    I know that there's somebody who
    Is waiting for me
    I'll build a boat, steady and true
    As soon as it's done
    I'm going to sail along in the dreams
    Of my dear someone

    One little star, smiling tonight
    Knows where you are
    Stay, little star, steady and bright
    To guide me afar
    Blow, little wind, over the deep
    For now I've begun
    Hurry and take me straight into the arms
    Of my dear someone
    Hurry and take me straight into the arms
    Of my dear someone...



    2
    De: Guillermo Hoardings Fecha: 2004-08-16 08:11

    Xavi: ¡Increíble qué sincronía! Estoy en casa de unos amigos que esperan su primer hijo, vengo ahora mismo de leer un libro sobre ser padres y me encuentro con esta entrada tuya...

    Cosas así son las que te hacen recordar ese "goce infinito de ser un mortal".



    3
    De: roberto o tercera persona Fecha: 2004-08-16 22:42

    intentaremos escucharlo, Xavi...si si...mientras intento traducir la letra con mi poco ingles y va bien.

    recuerdo el libro "hijos sin hijos" de enrique vila matas.....estaba bueno. merece la pena leerlo, no porque vayamos a encontrar alguna verdad, sino porque los relatos del texto estân muy bien escritos. desde ahi, desde esa belleza escrita sale la ûnica verdad.



    4
    De: La salamandra Fecha: 2004-08-17 07:10

    El sabado, un amigo me dijo, no sin cierta preocupación , que iba a ser padre, dudaba que éste fuera el mundo mas adecuado para ofrecer a su hijo. El texto de Iñigo me resulta conmovedor, resume como debería ser la esencia de la condición humana, pero me temo que son efimeros destellos de lucidez en un mundo tenebroso, dónde sólo en páginas como ésta, puede uno desnudarse y respirar sin miedo a que el aire te abrase los pulmones. Lo siento, mis archivos rebosan de teorias inútiles, que la praxis reconvierte en ingenuas anécdotas envenenadas y eso duele, duele muchisimo.(obviamente a mi amigo no le dije nada de esto, y le he enviado rápidamente las palabras de Iñigo, la luz que irradian es un buen punto de partida y ojalá de llegada).



    5
    De: Xavi Fecha: 2004-08-17 07:56

    No sé por qué razón me dio el otro día por releer el libro de Íñigo, quizás porque estaba de vacaciones y tenía ganas de leer algo en voz alta. Fue bonito redescubrir un libro como éste, aunque casí todo lo demás son poesías. Gracias por sus comentarios, maestros.



    6
    De: María en prosa Fecha: 2004-08-17 15:52

    Cuántas veces he necesitado un consejo de mis padres, y no he tenido el valor de pedirlo. Cuántas veces he añorado sentarme frente a ellos, y hablar, y pensar en la vida, y temer el futuro... quizá todos los hijos deberíamos tener unas palabras de nuestros padres antes de que se transformen en perfectos padres defensores, cuando aún ven que tienen tanta vida por delante, paralela a la nuestra, y no pretenden que la nuestra sea la suya sin ser menos nuestra (que lío ¿verdad?). Quiero que me digan: erra, equivócate tantas veces como quieras ¡vive!

    PALABRAS PARA JULIA
    (José Agustín Goytisolo)

    Tú no puedes volver atrás
    porque la vida ya te empuja
    como un aullido interminable.

    Hija mía es mejor vivir
    con la alegría de los hombres
    que llorar ante un muro ciego.

    Te sentirás acorralada
    te sentiras perdida y sola
    tal vez querrás no haber nacido.

    Yo sé muy bien que te dirán
    que la vida no tiene objeto
    que es un asunto desgraciado.

    Entonces siempre acuérdate
    de lo que un día yo escribí
    pensando en tí como ahora pienso.

    Un hombre sólo una mujer
    así tomados de uno en uno
    son como polvo no son nada.

    Pero cuando yo te hablo a tí
    cuando te escribo estas palabras
    pienso también en otros hombres.

    Tu destino está en los demás
    tu futuro es tu propia vida
    tu dignidad es la de todos.

    Otros esperan que resistas
    que les ayude tu alegría
    tu canción entre sus canciones.

    Entonces siempre acuérdate
    de lo que un día yo escribí
    pensando en tí como ahora pienso.

    Nunca te entregues ni te apartes
    junto al camino nunca digas
    no puedo más y aquí me quedo.

    La vida es bella ya verás
    como a pesar de los pesares
    tendrás amor tendrás amigos.

    Por lo demás no hay elección
    y este mundo tal como es
    será todo tu patrimonio.

    Perdóname no sé decirte
    nada más pero tú comprende
    que yo aún estoy en el camino.

    Y siempre acuérdate
    de lo que un día yo escribí
    pensando en tí como ahora pienso.



    7
    De: emma Fecha: 2004-08-18 12:28

    Sólo una sonrisa...le hablo a mi sobrina.Y me hace crecer.
    bienvenido xavi!



    8
    De: mad Fecha: 2004-08-21 12:17

    Menudo descubrimiento el de este libro, no conocía ni al autor
    Gracias, me lo apunto... "obviamente, siempre sabemos muy poco"
    Besos con sal



    9
    De: siloam Fecha: 2004-08-21 12:29

    "importan las personas...". El texto, y tras leer otra vez esa poesía recuerdo las nanas de la cebolla de M.H :" Riete siempre.."



    10
    De: Mar Fecha: 2004-08-21 16:02

    EL ABRAZO DEL OSO

    En el su corazónde Alberto, reinaba la alegría y los sentimientos de amor que brotaban a raudales dentro de su ser.

    Un buen día le dieron ganas de entrar en contacto con la naturaleza, pues a partir del nacimiento de su bebé todo lo veía hermoso y aun el ruido de una hoja al caer le sonaba a notas musicales.

    Así fue que decidió ir a un bosque; quería oír el canto de los pájaros y disfrutar toda la belleza. Caminaba plácidamente respirando la humedad que hay en estos lugares, cuando de repente vio posada en una rama a un águila, el cual desde el primer instante lo sorprendió por la belleza de su plumaje.

    El águila también había tenido la alegría de recibir a sus polluelos y tenía como objetivo llegar hasta el río más cercano, capturar un pez y llevarlo a su nido como alimento; pues significaba una responsabilidad muy grande criar y formar a sus aguiluchos, era enfrentar los retos que la vida ofrece al cumplir con la misión encomendada; era su único objetivo.

    El águila al notar la presencia de Alberto lo miro fijamente y le pregunto:

    --¿A dónde te diriges buen hombre? , veo en tus ojos la alegría.

    Por lo que Alberto le contestó:

    --Es que ha nacido mi hijo y he venido al bosque a disfrutar, pero me siento un poco confundido.

    El águila insistió:

    --Oye, ¿y qué piensas hacer con tu hijo?

    Alberto le contesto:

    --Ah, pues ahora y desde ahora, siempre lo voy a proteger, le daré de comer y jamás permitiré que pase frío. Yo me encargaré de que tenga todo lo que necesite, y día con día yo seré quien lo cubra de las inclemencias del tiempo;lo defenderé de los enemigos que pueda tener y nunca dejaré que pase situaciones difíciles. No permitiré que mi hijo pase necesidades como yo las pasé, nunca dejaré que eso suceda, porque para eso estoy aquí, para que él nunca se esfuerce por nada.

    Y para finalizar agregó:

    --Yo como su padre, seré fuerte como un oso, y con la potencia de mis brazos lo rodearé, lo abrazaré y nunca dejaré que nada ni nadie lo perturbe.

    El águila no salía de su asombro, atónita lo escuchaba y no daba crédito a lo que había oído. Entonces, respirando muy hondo y sacudiendo su enorme plumaje, lo miro fijamente y dijo:

    --Escúchame bien buen hombre. Cuando recibí el mandato de la naturaleza para empollar a mis hijos, también recibí el mandato de construir mi nido, un nido confortable, seguro, a buen resguardo de los depredadores, pero también le he puesto ramas con muchas espinas ¿y sabes por qué?, porque aún cuando estas espinas están cubiertas por plumas, algún día, cuando mis polluelos hayan emplumado y sean fuertes para volar, haré desaparecer todo este confort, y ellos ya no podrán habitar sobre las espinas, eso les obligará a construir su propio nido. Todo el valle será para ellos, siempre y cuando realicen su propio esfuerzo e aspiración para conquistarlo, con todo y sus montañas, sus ríos llenos de peces y praderas llenas de conejos.

    --Si yo los abrazara como un oso, reprimiría sus aspiraciones y deseos de ser ellos mismos, destruiría irremisiblemente su individualidad y haría de ellos individuos indolentes, sin animo de luchar, ni alegría de vivir. Tarde que temprano lloraría mi error, pues ver a mis aguiluchos convertidos en ridículos representantes de su especie me llenaría de remordimiento y gran vergüenza, pues tendría que cosechar la impertinencia de mis actos, viendo a mi decencia imposibilitada para tener sus propios triunfos, fracasos y errores, porque yo quise resolver todos sus problemas.

    --Yo, amigo mío, dijo el águila, podría jurarte que después de Dios he de amar a mis hijos por sobre todas las cosas, pero también he de prometer que nunca seré su cómplice en la superficialidad de su inmadurez, he de entender su juventud, pero no participaré de sus excesos, me he de esmerar en conocer sus cualidades, pero también sus defectos y nunca permitiré que abusen de mí en aras de este amor que les profeso.

    El águila calló y Alberto no supo qué decir, pues seguía confundido, y mientras entraba en una profunda reflexión, ésta, con gran majestuosidad levantó el vuelo y se perdió en el horizonte, Alberto empezó a caminar mientras miraba fijamente el follaje seco disperso en el suelo, sólo pensaba en lo equivocado que estaba y el terrible error que iba a cometer al darle a su hijo el abrazo del oso.

    Alberto, reconfortado, siguió caminando, solo pensaba en llegar a casa, con amor abrazar a su bebé, pensando que abrazarlo solo sería por segundos, ya que el pequeño empezaba a tener la necesidad de su propia libertad para mover piernas y brazos, sin que ningún oso protector se lo impidiera.

    A partir de ese día Alberto empezó a prepararse para ser el mejor de los padres.



    11
    De: e... Fecha: 2004-08-23 10:19

    " de haber tenido un hijo
    le habría enseñado a leer
    en los libros y muros
    y en los ojos veraces
    y también a escribir
    pero sólo en las rocas
    con un buril de fuego
    de modo que las lluvias
    limpiaran sus palabras
    defendiéndolas
    de la envídia y la roña
    y eso aunque nadie nunca
    se acercara a leerlas..."

    El hijo. Mario Benedetti.



    12
    De: miguel angel Fecha: 2004-08-24 19:00

    "un niño no sabe de dudas ni miedos,no entiende de odios ajenos,no se parecen a lo que somos despues..."



    13
    De: Anita Fecha: 2004-09-03 13:34

    Hola! Alguien sabe donde puedo conseguir Direccion de la derrota?Soy de Madrid, y he buscado en la casa del libro,pero me han dicho que ya esta agotado(desde el 2002)
    Muchas gracias, y enhorabuena por el blog!



    14
    De: Xavi Fecha: 2004-09-06 08:34

    anita, intenta mirar en www.lacentral.com a ver si hay suerte.

    yo lo conseguí a través del trabajo, me lo enviaron para una crítica. gran libro!



    15
    De: anita Fecha: 2004-09-06 19:40

    Muchas gracias Xavi, voy a intentarlo y ya os diré si tuve suerte....Un saludo!



    16
    De: Iñigo García Ureta Fecha: 2005-09-16 15:43

    Muchísimas gracias por incluir mi texto. Un abrazo ,
    Iñigo



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.80.58.121 (5b298ba461)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2003 - 2013 xdreus

    Xavier Alfons Benavent
    Powered by Blogalia ecoestadistica.com original feed